Hermandad
Asociación
19
Marzo
2019
 
Jueves Santo 2019. Faltan 30 días

Concurso Literario

SEMANA SANTA EN CUENCA

De nuevo, la rueda del tiempo nos sitúa en unos días muy marcados para nuestra pequeña ciudad, que durante una semana se va a convertir en una gran ciudad para todos sus habitantes. Unos días en los que se junta la emoción, la liturgia, el luto y por qué no la alegría de todos los conquenses para rememorar la Pasión de Cristo.

Desde hace unos pocos meses todas las hermandades se preparan para vivir nuestra Semana Santa, juntas para subastar banzos, estandartes,… camareras que visten las imágenes, etc. Pero no debemos olvidarnos de todas aquellas personas que preparan con tanto entusiasmo los conciertos de Música religiosa para interés de todos los conquenses y turistas que vienen a nuestra ciudad atraídos por su Semana Santa.

Por las calles de Cuenca, va oliendo a esas deliciosas torrijas que tanto madres como abuelas realizan en sus casas a la vez que confeccionan las túnicas y capuces para salir en el desfile procesional, tradición que dentro de muy poco tiempo heredarán sus hijos e hijas que a día de hoy. Están jugueteando por los parques con todos sus amigos a que llevan un paso con diferentes muñecos que ellos mismos han confeccionado.

Como ya digo, el ambiente semanasantero se va haciendo notar poco a poco por la ciudad conquense, y es que la Semana Santa de Cuenca, orto año más ¡ha llegado!.

Viernes de Dolores: Recuerdo una tarde soleada en la que mis padres me llevaron a la parte alta de la ciudad. Tras una breve caminata nos situamos en la ermita de Nuestra Señora de las Angustias donde, con el último rayo de luz, se agolpaban en la puerta de dicha Ermita decenas de personas (niños, mayores, ancianos, enfermos,…) para besar el manto de la Virgen, toda ella dolorosa por el sufrimiento de su hijo. Si, recuerdo esa calurosa tarde de viernes que poco a poco se fue vistiendo de luto.

Domingo de Ramos: Desperté una mañana de domingo y vi que la ciudad se había vestido de fiesta, por carretería se ven correteos de niños que iban de la mano de sus padres y abuelos, bien peinados, con ropa nueva para guardar la tradición y con sus palmas y ramas de olivo para recibir al Salvador motado en su borriquilla seguido de una madre jubilosa aclamada por todos los conquenses. Entre palmas y personas se puede apreciar capuces rojos, signo de que la Semana Santa había llegado.

Lunes Santo: Bajo un frió y tupido tul de tinieblas en la Noche Santa, se puede ver al cristo de la Vera Cruz descendiendo de las escalinatas de la catedral Basílica de Cuenca donde se pronuncian la Primera Palabra de las llamadas “LAS SIETE PALABRAS”, a cargo del Obispo de la diócesis. Más tarde, continua el desfile procesional haciendo un alto en las distintas iglesias que el cortejo encuentra en su camino, hasta cubrir las “SEITE PALABRAS”, pronunciadas por el Cristo de la Vera Cruz.

Martes Santo: A eso de las ocho de la tarde sale del Salvador, de San Andrés y la iglesia de San Felipe Neri el desfile de la procesión del “Perdón”. Desde mi fila, con mi tulipa, voy alumbrando los rostros de todas aquellas personas que con todo su respeto observan el paso de nazarenos penitentes y las Imágenes que con sus rostros de tristeza, son llevadas a hombros de los distintos banceros, Maria Magdalena o Jesús de Medinaceli, son dos de los cinco pasos que desfilan durante la Noche Santa del el Perdón en Cuenca… es Martes Santo.

Miércoles Santo: Ha caído la tarde sobre la ciudad y Cuenca se prepara para otra noche de procesiones, que hoy van precedidas del color blanco de los capuces que reflejan la luz de la luna, que desde lo más alto del cerro del Socorro parece que observamos con su peculiar mirada. A todo ello se uno el silencio de la noche, roto por las horquillas de los banceros que portan las Imágenes del Huerto de San Esteban, el Ecce-Homo de San Miguel o de la Virgen de la Amargura con San Juan Apóstol, y el compás de los tambores que van subiendo por la calle de Alfonso VIII hasta llegar a la Plaza Mayor para “recoger” la Santa Cena. Es Miércoles Santo en Cuenca y la procesión del “Silencio” no ha hecho mas que comenzar.

Jueves Santo: Casi sin terminar de comer, debemos desplazarnos a San Antón para dar comienzo el 5º día de procesiones de la Semana Santa. Hoy empieza verdaderamente la Pasión de Cristo, su martirio, que se da bajo el sofocante calor del sol, rebajado por la sube brisa que desprende el río Jucar. Nazarenos y Penitentes de disponen a dar comienzo a la procesión de “Paz y Caridad”, con sus pasos como Jesús Amarrado a la Columna, “La Verónica”, Jesús Nazareno y la Soledad (del Puente).

Viernes Santo: Todavía no se ha acostado el último nazareno rezagado del Jueves Santo cuando da comienzo el amanecer mas amargo de la ciudad conquense junto a sus ya populares Turbas (vulgar y equívocamente conocida como la Procesión de “los borrachos”). Frente a la iglesia de El Salvador cientos de turbos esperan la salida de Jesús Nazareno para acompañarle en su camino el Calvario. A la bajada frente a la iglesia de San Felipe Neri se oye el famoso y tradicional Miserere cuyos turbos no dejan terminar. Detrás aparece San Juan Apóstol Evangelista, y cerrando el desfile la Soledad de San Agustín, rota en llanto por el martirio de su hijo.

Doce y media del medio día sobre la ciudad de Cuenca y desde San Esteban da comienzo la procesión “En el Calvario” con las imágenes de “La Exaltación” y “El Descendimiento”. Una vez en el Salvador se incorporan la imágenes del Cristo de la Agonía, La Lanzada y el Cristo de los Espejos (de la Luz) y cerrando el desfile Nuestra Señora de las Angustias. Este desfile nos muestra la muerte de Jesús en la Cruz y junto a ello el sufrimiento de su Madre arropada en todo momento por San Juan y Maria Magdalena.

Después de esta procesión recuerdo a gente bajando a la Ermita de la Virgen de las Angustias para besar las heridas de su Hijo Jesús Yacente a los pies de la Madre, en cuyas manos se encuentran la corona de espinas, los clavos….

Mas tarde, al anochecer, el Entierro, Cuenca, de nuevo de luto, solo da un toque de calor las llamas de las velas de los nazarenos que acompañan el cuerpo yacente de Jesús, junto a la Cruz Desnuda de Jerusalén y a Nuestra Señora de la Soledad.

Domingo de Resurrección: Otro domingo más, Cuenca y sus gentes vuelven a despertar, este vez con mas alegría que el anterior, en los ojos de las personas pude ver las lagrimas de alegría por la Resurrección del Señor, en la conquense plaza de Canovas “El Encuentro” de Jesús Resucitado y la Virgen del Amparo bajo un manto de palomas blancas Madre e Hijo se funden en un suspiro de alegría mientras que cientos de ciudadanos despedimos una año mas la Semana Santa, nuestra Semana Grande y la de todos aquellos que disfrutan de ella.
 

X Cerrar