Hermandad
Asociación
13
Noviembre
2018
 
Jueves Santo 2019. Faltan 156 días

Actualidad

DEVOTO BESAMANOS DE NUESTRA SEORA DE LA SOLEDAD DEL PUENTE

DEVOTO BESAMANOS DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD DEL PUENTE

12 de Febrero de 2018

Durante la jornada del sábado, nuestra Hermandad celebraba el primer Devoto Besamanos en honor de nuestra Madre, toda vez que la Junta General del pasado año aprobaba por unanimidad que este Culto religioso pase a ser oficial a partir de este año tras la valoración positiva realizada sobre el Besamanos que tuvo lugar en la Cuaresma del año 2016 con motivo del 75 aniversario de la talla.

Nuestra Señora de la Soledad lucía para su besamanos la saya granate, bordada y diseñada por Encarnación Román y el nuevo manto de camarín cedido por el hermano Guillermo Martínez Ortega. A su vez, la Virgen estrenaba una cinturilla, también prestada por el mismo hermanoa, modo de “sardineta” que ceñía su cintura.

La Virgen portaba sobre sus sienes la corona de salida, obra del insigne orfebre Manuel Seco Velasco y un Rosario, cedido para la ocasión, de cristal de roca y filigrana de plata. En el tocado, cuidadosamente confeccionado para enmarcar el regio y bello perfil de Nuestra Señora se entrelazaban un fino encaje de punto de aguja y un encaje de hojilla de oro.

El montaje del besamanos se disponía de forma clásica y elegante con la Virgen situada a los pies de su retablo y sobre una alfombra que engalaba el conjunto. Para este solemne acto se han recuperado dos de las cartelas de las antiguas andas de Marco Pérez, doradas en pan de oro que han sido situadas sobre dos columnas engalanando las mismas. A su vez también hemos podido volver a ver en uso los candelabros que siempre hemos visto a los pies de la Virgen en su altar, después de haber sido reparados. Junto a nuestra Soledad, se situaban sendas columnas que sustentaban candelabros prestados por nuestra Camarera, Blanca Benito y por Lorenza de la Cruz, con múltiples puntos de luz natural y cuatro jarras con flores, cuidadosamente dispuestas por la familia de Florigama formando un bellísimo exorno compuesto de lilium, astromelias, antirrhinum, clavel y paniculata.

Todos los elementos que pudimos ver conformaban una escenografía que trataba de recordar al salón del trono de un palacio, en el que Nuestra Reina, la Virgen de la Soledad, descendía de su camarín para recibir el beso y la veneración de sus hermanos y fieles  y al mismo tiempo que creaba un ambiente de recogimiento que favorecía la oración en un momento especial en el que podíamos ver y encomendarnos a nuestra Sagrada Titular muy de cerca.

Durante la jornada del sábado en que la Iglesia de la Virgen de la Luz estuvo abierta al público según su horaio matinal y vespertino habitual, se vivió un acto masivo, avalado por la respuesta de cientos de fieles que a pesar del día de frío quisieron acercarse a acompañar a Nuestra Madre de la Soledad. 

Comparta esta noticia:
X Cerrar