Hermandad
Asociación
20
Septiembre
2017
 
Jueves Santo 2018. Faltan 190 días

Actualidad

REFLEXIONES EN VOZ ALTA EN PRO DE UNA MEJOR PROCESIN DE LA HERMANDAD

REFLEXIONES EN VOZ ALTA EN PRO DE UNA MEJOR PROCESIÓN DE LA HERMANDAD

26 de Abril de 2017

Hermanos y Hermanas de la Vrble. Hdad. de Ntra. Sra. de la Soledad del Puente:

En la Junta General celebrada este pasado domingo, se trataban, entre otras cosas, todas las cuestiones relativas al Desfile Procesional de la Hermandad durante la Procesión de Paz y Caridad, todo ello analizado a través de un extenso Informe elaborado por la Junta de Diputación de la Hermandad y leído a los cerca de 200 hermanos presentes en la Sala Luis Marco Pérez del Museo de la Semana Santa de Cuenca. 

A través de este artículo que recoge parte del mismo, queremos llegar a los hogares de todos nuestros Hermanos que, por unas razones u otras, no pudisteis asistir a la asamblea de la Hermandad, para haceos llegar la valoración a modo de “autocrítica en voz alta”, para mejorar aspectos organizativos internos que han adolecido este año el buen discurrir de la Procesión y que no deberían volver a ocurrir en años venideros.

Dado que lo que ha salido bien y ha tenido éxito, así era reconocido y agradecido en el informe y tan solo se trata de seguir incidiendo en ello para, si cabe, poder mejorarlo, queremos detenernos en la parte menos exitosa, en aquella que debemos corregir y mejorar en lo sucesivo.

En esta parte autocrítica, debemos tomar conciencia de lo que en la Procesión de Paz y Caridad, y en lo que a nuestra Hermandad se refiere, no vale todo, y así se ha intentado trasladar desde la campaña de concienciación de la JdC para este año, encaminada a hacer nuestros desfiles más serios, silenciosos, austeros y con más recogimiento. Organizar una Procesión es algo muy complicado y nada se deja al azar, por esa razón se llevan a cabo varias reuniones organizativas en la Junta de Cofradias, en la Archicofradía y hacemos una reunión final más de la Junta de Diputación de nuestra Hermandad la semana anterior a la llegada de nuestra Semana Santa para ultimar todos los detalles propios de la Procesión. El responsable de la Hermandad, a todos los efectos es el Secretario de la Hermandad y es quien toma las decisiones organizativas previas a la Procesión para que todo esté convenientemente dispuesto. Durante la Procesión de Paz y Caridad, el máximo responsable es el Representante de la misma, y él es quien toma todas las decisiones y tiene la facultad, si lo ve conveniente o necesario, de derivar funciones en el resto de responsables de la Procesión, los cuales no son otros que el Secretario y los Hermanos Mayores, los que  tienen a su vez asignadas una serie de funciones dentro del Cortejo claramente especificadas previamente. A pesar de todo ello y como es lógico y evidente, los imprevistos que puedan surgir, se deben ir solucionando conforme sucedan sin menosprecio de todo lo anterior.

Desde el año 2011, llevamos aplicando una serie de normas de organización interna que tras 6 años van dando buenos resultados, pero estos deberían ser mucho más visibles en los Desfiles. Es cierto que los Hermanos nos vamos prestando a ello, colaboramos en todo momento y ponemos voluntad para conseguirlo poco a poco, pero si somos sinceros y con la mano en el corazón, todavía se ven demasiados hermanos con zapatillas de deporte o calzado incorrecto (recordemos que debemos vestir zapatos negros), algunas mochilas inapropiadas con las meriendas, móviles en la mano para hacer fotos a la Virgen, …, además de ver Hermanos desprovistos de parte de la indumentaria de la Hermandad, … o peor aún, fuera del Desfile, vestidos con la indumentaria de la Hermandad en una acera o en la puerta de un bar tomando una cerveza mientras pasa la Virgen por delante de ellos. Estos y otros aspectos de similares características, totalmente indecorosos e irrespetuosos para conseguir el fin de seriedad que se persigue, no tienen porqué ocurrir ni detectarse en un Desfile Procesional como el nuestro, simplemente, porque son cosas de sentido común dado el lugar y situación en que ocurren.

Las Normas Internas para la procesión lo recogen en nuestra Revista “SOLEDAD” cada año, incluso se advierte que se puede invitar al Hermano en cuestión a ponerle remedio, pero durante la Procesión no se están poniendo en práctica dichas medidas por aquello de ser tolerantes, conciliadores, permisivos, o por el tan usado “bueno, no pasa nada, venga, el año que viene te cambias”. Nuestro papel como nazarenos está muy claro: acompañar a la Madre correctamente uniformados, con fe, devoción, decoro y respeto. Resulta muy violento y desagradable tener que indicar a un hermano que abandone el Desfile, independientemente de la función que esté desempeñando, simplemente porque no ha usado el sentido común o “no se ha acordado” de cuál es su papel. Solucionar este despropósito es tarea de todos, empezando por el propio Secretario de la Hermandad dando ejemplo en todo, siguiendo por los miembros de la Junta de Diputación, los Hermanos Mayores y todos los Hermanos y Hermanas que componen el Desfile Procesional, para a su vez, trasladarlo al resto, a quienes tenemos a nuestro alrededor (familiares, amigos, conocidos, compañeros de trabajo o de tertulias, …). Hay que evitar que estas cosas vuelvan a verse en nuestro Desfile para darle la seriedad que requiere acompañar a la Virgen en su Soledad.

Estas reflexiones, sinceramente constructivas, pretenden llamar la atención a todas las partes que componemos la Hermandad, en una función o en otra, en un puesto de responsabilidad u otro, simplemente para evitar la relajación en algo tan importante como lo que celebramos cada Jueves Santo. No debemos confundir la “tolerancia”, “la permisividad”, el “buen talante”, la “cordialidad”, …, con el respeto hacia nuestra Madre, la falta de compromiso y la responsabilidad que cada uno, desde nuestro puesto, debemos ejercer. Si cada uno desarrollamos y ejercemos nuestra función y nuestra responsabilidad de manera correcta, conseguiremos erradicar estos errores o pequeños detalles que aparecen en la Procesión y mejorar la Hermandad en su globalidad.

Esta Hermandad está formada por grandes nazarenos, todos iguales en le fe y devoción en nuestra Madre. Nadie destaca sobre nadie, a pesar de que cada uno tenemos una responsabilidad diferente y se ejerce como tal por el bien común, pero todos somos igualmente importantes para conseguir una gran Hermandad. La unión de todos nos hará mejores nazarenos y, en definitiva, hará mejor y más grande a la Hermandad para ser el orgullo, único y verdadero, de nuestra Madre, Ntra. Sra. de la Soledad del Puente.

Atentamente,

La Junta de Diputación de la Hermandad

Comparta esta noticia:
Galería de imágenes
X Cerrar