Hermandad
Asociación
26
Octubre
2020
 
Jueves Santo 2021. Faltan 157 días

Pregones a la Virgen

Sola en tu soledad

Quiero dedicar estas humildes palabras , a mi hermandad

Con el honor y el orgullo de poder pregonar a nuestra 

Sagrada Imagen , verdadero motivo de unión.

En 1955 Cesar Pérez Ruano nos decía, que la nostalgia, es el mas importante de los derechos del hombre.
Y eso ocurre con las grandes emociones de la vida, así como con nuestra Semana Santa. En cierto modo lo que vale, es la víspera y lo que cuenta es el recuerdo, la recreación mental del tiempo pasado.

Y yo, desde aquí… …desde nuestra iglesia ... Desde nuestra autentica sede... Con lagrimas en el corazón y en el alma… ….en el recuerdo de nuestra ultima Semana Santa…

Quiero deciros que estamos en tiempo de nostalgias, de penitencias, de promesas y de plegarias en las calles. Estamos en vísperas en que en ocho días, los desfiles, los pasos, las marchas procesionales, serán protagonistas de una semana litúrgica, en la que año tras año todo se repite.
Si…estamos en vísperas … Y estamos en el tiempo….

Tiempo de procesiones, días de policromas formas como incipiente primavera, que servirán para expresar el sentimiento ante el drama de la Pasión.

Y porque ahora es tiempo de Cuaresma, te pido que me escuches ... ... escúchame Madre ,

Tú que aun lo haces cuando se te implora. Deja que estos días se purifiquen y sean santos de verdad ; deja que en el corazón de todos , vuelvan a anidar las ilusiones de los niños , y las dulces realidades.

Y que Tú encuentres consuelo en las horas de dolor y muerte, que solo sean representaciones en la única semana que es santa , donde las mareas que entraña la celebración , se prolongan mucho mas que el tiempo ... ... donde un año es poco para preparar una sola semana.

Lo cierto es que no sé que daría por recuperar en estas fechas , esa niñez impaciente , cuando todo era tan puro y simple , que la Virgen lloraba de verdad al ver el rostro de los niños. Y en la tarde más triste ... año tras año ... me has visto crecer...

¿ Cuantas veces habré caminado a tu lado entre las estrechas calles , sintiendo el frio de la soledad y aprendiendo a escucharte en el silencio?

La Semana Santa en Cuenca, es el gran escaparate, a través del cual damos a conocer todo nuestro patrimonio, nuestra cultura, nuestra hospitalidad, cualidades que nos diferencian y que se encuentran en la esencia de nuestra ciudad, siendo algo tan sumamente singular, que tiene un importante reducto de tradición, donde la liturgia se prolonga en la calle, buscando los recuerdos y las raíces de nuestro pueblo.

Cuenca, es quizás entre las antiguas ciudades españolas, de las que mas profundamente estén arraigadas sus tradiciones, sus cultos, sus procesiones, su arte, en la que radica el fundamento de haber llegado a ser famosa su Semana Santa. Siendo reconocida y valorada al estar declarada de “ Interés Turístico Internacional “.

El primer rasgo singular que debemos tener, es la “SOBRIEDAD “, y Cuenca se ha acostumbrado a través de los tiempos, a expresar de manera parca y escueta, sus mas profundos sentimientos…la SOBRIEDAD, que nos prohíbe importar cualquier barroquismo brillante y fastuoso, que seria la tumba de la sencillez y de nuestra verdadera elegancia, una vivencia colectiva hecha patrimonio.

Y tendremos días intensos de silencios y de sonidos, de sentidos y de sensaciones, días en los que el ambiente de la ciudad, tendrá otro aire, otro aroma, todo esto se vive, se siente… No hay ningún guión, pero la ciudad de Cuenca sabe su papel.

El misterio que se nos abre año tras año, vuelve a las calles. Bastan callejuelas y empedradas plazas en penumbra…. Misereres para nuestros Nazarenos y Cristos. Stabat Maters para nuestras Vírgenes y Dolorosas. ... bastan inciensos y rezos para procesionar. Cuenca que con profundo arraigo, vive sus tradiciones, de manera excepcional, vive su Semana Santa, de la que existe constancia documental e histórica, que nuestra Hermandad, fue creada en el Cabildo de la Vera Cruz Sangre de Cristo y Nuestra Sra. de la Misericordia. Fue fundada en 1579 con deberes de Paz y Caridad en las ejecuciones, así como de alimentar a los pobres y confortar a los reos de muerte. El Cabildo de la Vera Cruz, se muestra activo desde el S. XVI, teniendo su asentamiento, en la ermita de San Roque, situada en el cerrillo que lleva su nombre, y a corta distancia del convento de San Francisco. Se plantea la teoría de que fue aquí donde se originó la Semana Santa de Cuenca, ligada al Cabildo de la Vera Cruz, y no en convento de San Agustín como se había dicho, ligado al cabildo de San Nicolás de Tolentino. El inicio de la procesión del Jueves Santo, se sitúa a finales del S.XVIII o principios del XIX.

El Cabildo de San Roque en esta época, tenia ya su procesión del Jueves Santo, muy bien organizada contando con una imagen de la Soledad. Es seguramente en este momento, cuando debió producirse la curiosa duplicidad de imágenes, que en procesión salen a la calle, con escasas horas de diferencia, una en la tarde de Jueves Santo y otra en la madrugada del Viernes Santo. En abril de 1834, el obispo de Cuenca reclamaba a sus párrocos, el inventario de las cofradías presentes en la diócesis.


En la respuesta, D. Manuel Sainz, cura de la iglesia de San Juan Bautista, y aludiendo a la ermita de la Virgen del Puente, cita en ella a la hermandad de la Vera Cruz y “las cuatro hermandades de los Sagrados Pasos”. Estas son las de Oración del Huerto, Paso de la Caña, Jesús Nazareno, y Ntra. Sra. de la Soledad. “Nuestra Soledad”. Afirma que salen en procesión la tarde de Jueves Santo, con un recorrido que asciende a la catedral, y tras dar la vuelta por la girola, regresan por la misma calle Real a la ermita.

Otra imagen básica es la de la Virgen, de cuya devoción fueron los franciscanos siempre tan entusiastas. Su advocación generalmente era la de los Dolores, pero podían incorporar otros apelativos como el de Soledad. • A juzgar por la mención que se efectúa en el contrato de la capilla (1575) el Cabildo de la Vera Cruz Sangre de Cristo y Ntra. Sra. De la Misericordia y seria justamente el de la Misericordia y no otro, lo que además concuerda con la advocación del Cristo titular. Mas adelante, pasaría a denominarse como Ntra. Sra.. de la Soledad , hoy conocida como Soledad del Puente , para diferenciarla de Nuestra Sra. De la Soledad de San Agustín.

Emotivos son los desfiles procesionales de nuestra ciudad. Respecto al integrante humano de las Cofradías y sus consiguientes procesiones, algunas de estas como la de nuestra Archicofradía, podemos darle categoría de “Magna” ya que cada una de las hermandades pertenecientes al Cabildo, desfilan con realismo de conjunto. Y así un año mas al entrar en la cuaresma, nos ocupa toda la ilusión, que es el poder ver a nuestra Hermandad en la calle. Una Semana Santa que deberá ser mucho mejor que las anteriores, y lo será si permanecemos en el empeño de mostrar a todos, los de aquí y los de allá que nuestras procesiones, son exponentes de fe … fe de una tierra austera, no exenta de cierto misticismo que desarrolla una semana vivida intensamente y adquiriendo un compromiso que yo definiría en cuatro palabras .

EMPUJE ILUSIÓN UNIÓN Y FRATERNIDAD

Empuje- físico de hombros que se ayudan, que caminan juntos, que juntos descansan, como si de un perfecto ensamblaje se tratase a base de ir haciéndose hombres aferrados al banzo. Ilusión- en conservar y mejorar, dos palabras que definen el objetivo que debemos tener para nuestra hermandad. Y sobre todo debe ser el anhelo de los más jóvenes, que pronto heredarán el legado mas preciado de Cuenca y de los conquenses Unión y Fraternidad- para limar asperezas, para tener presente que los desfiles y los cultos permanecerán en pie cuando nosotros los de ahora seamos nada. Hoy seremos unos y mañana serán otros los que mantendrán vivo el espíritu que ahora alimentamos y defendemos, para no perder la esencia que nos convoca año tras año.

Para los que tenemos la gran suerte de pertenecer a la Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad del Puente, se nos hace obligado que ese vinculo, no solo no se apague, sino que nos hemos afanado en transmitir como patrimonio nuestro, una vivencia intensa que queremos contagiar a nuestros descendientes un sentir que deseamos permanezca vivo y presente en quienes están llamados a tomar el relevo de nuestras cosas, una historia en la que todos hermanos y hermanas nos sentimos cómplices.

Por eso yo me atrevería a pediros que los distintos puntos de vista, sirvan para enriquecer y no destruir, que procuremos mantener el espíritu humilde y a la vez orgulloso, que es el mejor legado que nos ha llegado de muchas generaciones.

Y así, podremos pregonar con toda intensidad a nuestra Hermandad, desde aquí… desde nuestra iglesia , la Pasión Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo en la Soledad de su Santísima Madre, en el incomparable marco de nuestra ciudad.

Preludio de una vivencia premonitoria , en larga tarde en sombras ...como si en el caminar por las oscuras calles antañonas , se quisiera encontrar una respuesta a los mas grandes misterios de nuestra existencia.

El peso de una Soledad , ante el sacrificio del Hijo en sereno semblante, mirada perdida , en el dolor y la angustia de una Madre. Y la sangre llama a la sangre , por generaciones ascendentes al tiempo, espíritu auténtico que reside de casa en casa , de calle en calle , de plaza en plaza. Los escenarios precisos , los rincones justos , las esquinas contadas para que se reproduzca el milagro en una ciudad que espera al Nazareno que ya ha tomado la cruz , encaminándose cuesta arriba , a morir entre sus venerables calles , en un silencio que anuncia que vamos a ser testigos del drama de la pasión.

Y así un año mas reproduciremos la emoción , la gratitud y el nerviosismo que hará cuidar de todos los detalles , para que la puesta en escena sea perfecta , para que la Virgen salga a la calle con toda su majestad , con todo su esplendor. De la Virgen...  De Ella.... Ya se cuidaran muy bien sus camareras de que todo vaya en el lugar exacto Las flores , el rosario , el corazón , la blonda y la simetría perfecta en el
tocado que dulcifica su rostro.

Y cuando todo el conjunto esté en perfecta armonía , una mirada cómplice y emocionada , hará que los ojos se empañen. ... Entonces llegará el piropo. ¡Que guapa está!... Y con los ojos encharcados , la camarera verá como se desliza hacia la puerta , con lentitud en silencio, entre sus hijos , entre su gente...
Y con toda su realeza , hará elevar miradas de emoción , de orgullo , de amor.“ Señora de la tarde , que has de perfumar en aromas de crepúsculos la soledad de nuestros nazarenos. “

Quietud Castellana donde la Soledad sale a la calle , acercándose al puente , donde el rio amansa sus aguas para que Ella se refleje ....entonces el espacio se llenará de oración y silencio.

Tímida y temerosa

A la vera del rio...

Hay unos ojos

De amor sobrecogidos.

No hay seña identificativa mas profunda en nuestra hermandad que la capilla de nuestra titular, la Virgen de la Soledad, perpetua guardiana. Un puente es su mejor referencia. Mejor dicho “ El Puente”. Una capilla siempre avocada al Puente, que siempre conduce a un corazón traspasado y que bien ha encontrado la referencia en los ojos de la Soledad.

Refugio, guía y aurora que se ilumina por la calida mirada de una Virgen, que sigue mirando al puente, y que nos invita a la meditación. Y como telón de fondo nuestra ermita, o nuestros ríos Júcar y Huecar, cuya corriente arrastra tantas impurezas como al paso le salen.
Nuestra Hermandad debe de conservar los valores tradicionales, y puros, donde la palabra “HERMANO” debe de tener un significado vivo, donde el sentimiento `por conservar la tradición, es popular y hará de foro encuentro, de intercambio de posturas, de sugerencias y de construcciones conjuntas, en el espíritu de una Semana Santa que hará comprender, que la felicidad se muestra en la humildad, el perdón y la compresión. Vivencias seculares y ritos ancestrales , que el pueblo no ha dejado que mueran ni si quiera que se olviden.

Siempre hay un momento para demostrar gratitud. Y yo quiero agradecer a mi mujer…a mi familia…, así como a las mujeres y familias de tantas personas como han pasado, pasan y pasarán dirigiendo esta hermandad. Quiero agradecerles, su comprensión, su silencio y su apoyo, porque sin esa compresión, ese silencio y ese apoyo, no se podría haber dedicado a la hermandad, tantas horas como se les ha quitado y se les quita a ellos. Por todo ello, gracias.

Pero hay una persona que de manera muy especial, desde el recuerdo, quiero agradecer el amor y el calor que puso en sus manos… Y tuvo que ser el ciprés el que diera su madera para que la gubia de Marco Pérez, tallara el rostro de una Bella Virgen, perfil de lagrima en Soledad, compañera de mi vida, donde mis ojos ponen su mas preciado fruto, lagrimas… lagrimas de ternura, de arrepentimiento, de silencio, lagrimas de amor, que ya no sé si es paz o recuerdo… …pero sobre todo es gratitud. Gratitud a D. Luis Marco Pérez imaginero de nuestras calles, de nuestros pasos, que nos entregó una talla destinada a atraer, impresionar y emocionar al creyente suscitando admiración y devoción a una Soledad de sienes ceñidas de estrellas en corona de plegarias, relicario de plata que enciende luceros en la noche.

Largo lamento que busca el dolor en una eclosión de color que se verificará cuando la luz de la fe rompa en mil colores el cristal limpísimo y puro del entusiasmo. Y el misterio que se nos abre año tras año, volverá a las calles teñido de luz morada en la tarde de Jueves Santo.
Y en la puerta de la vieja ermita, un tropel de hermanos,“la gran familia”, nos pondremos el capuz y dejaremos que su tela se deslice desde la frente como un telón, que transformará nuestra presencia pública en un incógnito nazareno ….el aire fresco se va, un vaho espeso, húmedo y caliente se agolpa en el rostro y sientes como si hubieras entrado en un paraíso místico.

Pero el misticismo se romperá por la voz del jefe de banceros , con un…. ”arriba” …..Y con ese arriba, la Virgen sube, se eleva … y cuando está en lo mas alto…¡ Bueno, eso… eso es indescriptible! Te sientes con Ella en el cielo Y si eres bancero sabiendo que la llevas en tus hombros, salen fuerzas de flaqueza, y si te tiemblan las piernas, tu alma te da el valor suficiente para volver
a erguirte y si ya no puedes mas, te sale de no se donde, el vigor para volver para recorrer metros y metros de calles, y piensas y ves sin que parezca que lo haces en la intimidad de tu capuz, como el pueblo se emociona, llora y reza, como solamente se hace en nuestra tierra, entonces nos daremos cuenta, de que lo soñado es realidad.

El hondo misticismo y la inquebrantable voluntad de respeto, emanan del solidario carácter de nuestra gente en la escenificación popular, reflejando un vía crucis de dolor sobre las tenues aguas del Escardillo, mientras la Soledad camina hacia la Puerta de San Juan, contagiada de tanta pasión, que renueva la vida tras el asfalto y la piedra en pos de los guijarros, que entre la hiedra sostiene la mano que acaricia la luz del farol que cuelga del muro, y nos lleva a soñar surcos desde el pulso mudo y sostenido que carga, desfila, y contempla … que son gestos sentidos que sobrecogen precisamente por que tocan una valiosa y delicada fibra, sentimiento de “algo” que no se reduce a una simple emoción estética, este “algo”, es un autentico tesoro …es la magia de sentir así, como nosotros sentimos a nuestra Virgen de todos los tiempos

Mientras, el crepúsculo se vierte sobre las horas que avanzan llevando el aire prendido el perfume del puñuelo de sus manos. De unas manos recogidas entre las cuentas de un rosario que harán que el tiempo se inmovilice ante las voces que entonan el Stabat Máter ante la resignación de una Madre que camina las viejas calles triste y sencilla, mientras un reguero de lágrimas como estrellas que resbalan por las mejillas del firmamento cuando la primera luna de primavera venga pálida y blanca con la noche.

Sola en tu Soledad

Y en tu rostro….

Sufrimiento

De ver delante a tu Hijo en su agonía…

¡Quien pudiera cambiar en alegría;

Esa pena tan grande.

Ese tormento!.

Callada…. sin grito ni lamento.

Sola en tu Soledad.

Cada día.

Y llegando a la madrugada, sentiremos dardos en los pies. El peso del vaho del principio se puede cortar y parece que el poco aire que penetra por las aberturas de los ojos, se acaba. Entonces encaramos el tramo final del recorrido y se transformará nuestro penar y cansancio en una infinita sensación de paz y orgullo. Y yo soñaré que durante siete días con sus noches, el perfume de la noche oscura, alivia tu pena. ...mientras mi penitencia caminará ignorada detrás de ti.

Llama de fe arropada en túnica procesional, alma que flota plena de aflicción, invisible e ingrávida en el largor de las horas, concentración interior, que nos indica que vivimos por dentro lo que vemos por fuera. Pies descalzos que pisan el suelo en virtud de un pacto sublime nacido de la fe y del anhelo sagrado de dar cumplimiento a una promesa, bajo un capuz en dobleces de penitencia, donde la mirada busca su libertad.

¿ Qué es lo que se mira a través del capuz? ¿Acaso se miran perdones?

Es la pasión en el mirar, en el oler a cera, el golpear de las horquillas, el murmullo del mar humano.

¿Y quien dice que no se oye debajo del capuz? Que no se siente todo el llanto, ese andar, tantos hombros meciendo a la Virgen por la calle…¿Qué mira ese hombre entre el gentío? ¿Qué piensa esa mujer asomada en el balcón, santiguándose ante la triste mirada de una Virgen doliente?... ….los pies de los banceros … El manto de la Virgen sostenido en el cielo. ¿Verla a Ella desde abajo? ¿Desde donde si no?...

Y mudos de corazón ayunaremos la penitencia que en breve será pan que alimente nuestra Semana Santa, ya que de nada servirán nuestros pies descalzos si no construimos entre todos el espacio claro para la resurrección. Se me hace oportuno, reflejar en este apartado a los que nos faltan, porque el corazón late en los labios al recordar a quienes hicieron posible nuestra Semana Grande.

Hermanos y hermanas que un día se fueron dejándonos el regusto amargo de la despedida y el salobre de las lagrimas por su ausencia y que en el letargo de un sueño, esperan el cumplimiento de los tiempos para ser cofrades perpetuos de la resurrección. A ellos mediante este humilde rincón, quiero rendirles este pequeño homenaje Por ello y en oración, le pido a Nuestra Sagrada Imagen:

Dios te salve hija de Sión

Llena de Gracia

Así Dios te soñó y así te quiso.

Dios te Salve Maria en tu Soledad, llena de
gracia para los que no ven con

los ojos del alma

Para los que imploran sin plegarias.

Para los que empañan, con su tristeza la soledad
mas amarga.

Para disipar la escarcha de los corazones ateridos
de un amor que no se acaba

en la soledad del día y de la noche.

Virgen sola entre ecos de cipreses

Virgen doliente al declinar el día

Misterio de dolor

Piedad recogida

Resignación

A ti, que nadie puede abandonarte, ni
acompañarte ni revestirte de consuelo.

A ti…te pedimos perdón

….perdón por no entender que si asentiste la
dicha de cobijar a tu

Hijo entre tus brazos, fue para llamarte después
Soledad.

Te pedimos perdón y te rogamos

Te pedimos que ruegues por nosotros tus hijos, los
que somos y los que Fueron.

Ruega por nosotros Soledad del Puente, para que
seamos dignos de tenerte

como Madre …

en tu Soledad y en la nuestra.

A si sea.

Y vendrán tiempos de nostalgias en los que tendremos bellos recuerdos.

Me gustaría que éste fuera uno de ellos.

X Cerrar