Hermandad
Asociación
29
Septiembre
2020
 
Jueves Santo 2021. Faltan 184 días

Actualidad

PRUDENCIA Y RESPONSABILIDAD EN LOS CULTOS RELIGIOSOS DE LA SOLEDAD

15 de Septiembre de 2020

La pandemia provocada por el virus COVID-19 que asola el mundo desde principios de año ha condicionado sobremanera la celebración de los Solemnes Cultos Religiosos que la Hermandad de la Soledad del Puente celebra en el mes de septiembre.

Austeridad y recogimiento, pero sobre todo, prudencia y responsabilidad han sido las premisas que en todo momento han gobernado la organización de estos actos religiosos en honor de la Madre del Jueves Santo. A través del Delegado Episcopal de la Junta de Cofradías se había instado ya a las Hermandades sobre la realización de los mismos sin hacer un llamamiento o recordatorio a los hermanos que pudieran provocar una afluencia excesiva al templo donde tienen lugar, hecho que confrontaría con las medidas dictadas por las autoridades sanitarias y que reducen el aforo en las Iglesias a un 50% de su capacidad, pudiéndose dar situaciones nada deseables.

Siguiendo estas directrices, el Triduo de los días precedentes a la Función Religiosa del domingo y la posterior Misa por los Hermanos Difuntos de la Hermandad se desarrollaban sin ningún tipo de inconvenientes. Durante las respectivas homilías, los sacerdotes encargados de oficiarlas ofrecían una oración a la Madre pidiéndole su intercesión por todos los miembros de la Iglesia, en especial, por aquellos que ya no se encuentran entre nosotros.

Unos Cultos Religiosos totalmente atípicos que nos han dejado algunas imágenes obligadamente extrañas en estas fechas como ver a la Madre de la Soledad en su hornacina escoltada por el Guión de la Hermandad y adornada con un sencillo pero muy bonito centro de flores blancas en lugar del magnífico Altar de Cultos que habitualmente preside el Altar Mayor decorado con candelería natural por un grupo de hermanos y adornado con un excelso exorno floral. Tampoco tenía lugar el habitual intercambio de Hermanos Mayores ni ningún otro acto complementario que, en principio, se iba a celebrar durante la eucaristía del domingo y que debido a la pandemia se desestimaba por parte de la Junta de Diputación en haras de preservar la salud de todos los fieles asistentes.

En definitiva, unas celebraciones religiosas sencillas y marcadas por la prudencia ante el riesgo de contagio por la pandemia que no han impedido a los asistentes a las mismas a seguir mostrando su cariño y fe hacia la Madre de la Soledad.

Comparta esta noticia:
X Cerrar