Hermandad
Asociación
12
Agosto
2020
 
Jueves Santo 2021. Faltan 232 días

Escultor

Nuestra imagen

Nuestra imagen

La imagen de Nuestra Señora de la Soledad (del Puente) fue la primera dolorosa que Marco Pérez hizo para la Semana Santa de Cuenca. Se trata de una imagen de vestir, por lo que el autor sólo ejecutó las manos y la cabeza. Originalmente, éstas iban sujetas a un candelero de listones de madera, que fue sustituido por el cuerpo actual, con los pies tallados, y obra de José Antonio Martínez Fernández, en el año 1984.

Se trata de una dolorosa joven, aunque no presenta un semblante aniñado. En el rostro vemos  unos rasgos idealizados, de gran hermosura y delicadeza, en los que se aprecia un dolor contenido, que le da al bello rostro de la Virgen de la Soledad cierta serenidad, a pesar del evidente dramatismo. La mirada, resignada e incluso un tanto ausente, posee una gran profundidad reflexiva. La cabeza se inclina ligeramente hacia la derecha, en una postura muy armoniosa con respecto al hermoso cuello. Hay que decir que la imagen presenta un hermoso cabello tallado, y recogido en un moño a la altura de la nuca.

De todas las dolorosas que hizo Luis Marco Pérez, la Soledad del Puente es quizás la más personal, ya que, aunque en sus rasgos se reconoce la mano de su autor, no está claramente emparentada con el resto de imágenes marianas que realizó. Se trata, pues, de una imagen única, en la que el artista quiso plasmar un arquetipo de la Virgen Dolorosa, un modelo que sirve como inspiración en muchas otras obras, pero que nunca fue repetido por él mismo.
 

X Cerrar